El término meditación se utiliza para describir diversas disciplinas internas.  Desde el concepto oriental, la meditación tiene como único objetivo, meditar. Si, has leído bien, no se plantean objetivos, sencillamente… meditan.

En occidente, el objetivo principal es reducir los niveles de estrés y modificar y gestionar las emociones. Si se logra un estado profundo de relajación, se puede mejorar la salud y el bienestar de una persona.

Las prácticas de meditación modernas tienen su origen en ciertas religiones asiáticas y tradiciones espirituales. Hoy en día, miles de personas de diferentes culturas de todo el mundo meditan, sin ningún tipo de connotación religiosa, si usted está planteándose intentarlo, nunca estará solo.

La meditación diaria, tiene múltiples beneficios a corto y a largo plazo. 

Cualquier persona puede meditar, solo se requiere muchas ganas de aprender y practicar, un mentor o guía que nos enseñe las pautas a seguir y crear un hábito diario. No importa em tiempo que medites, es más importante la calidad de esa meditación.

La meditación, es sencilla, agradable y un mundo interior apasionante y lleno de posibilidades, para sacar la mejor versión de cada uno de nosotros.