La palabra japonesa Kobido, compuesta por dos símbolos o kanjis ¨Kobi¨ belleza y ¨do¨ camino, significa ¨Camino de la Belleza¨. Es un masaje y terapía manual ancestral. Los samuráis del antiguo Japón, se hacían un masaje facial antes de entrar en combate, para relajarse y renovar la energía y su fuerza interna.

Su emperatriz, tras notar los beneficios, como el rejuvenecimiento y la luminosidad al rostro, incluyo este masaje en su rutina de belleza, convirtiendolo en una técnica muy glamurosa entre las mujeres de la realeza.

Desde entonces se le llamo “el tratamiento de las emperatrices”.

Los efectos de este masaje son increíbles a todos los niveles:

Calma dolores de cabeza, ansiedad y migrañas, produce un efecto relajante a nivel general.

Y en cuanto a belleza… los beneficios del masaje Kobido antes y después, son como los de un lifting facial.

  • Limpia y drena: se hace una preparación de la piel mediante un masaje de shiatsu en el rostro, para posteriormente hacer un drenaje y eliminar toxinas.
  • Estira e ilumina: se aplican productos siempre naturales que ayudan a realizar el masaje, elevando la piel del rostro y recuperando su hidratación y luminosidad.
  • Lifting japonés: este masaje se realiza con pases muy rápidos, pero con delicadeza para conseguir oxigenar y suavizar las líneas de expresión.
  • Antiestrés: se presiona sobre puntos claves de acupuntura para eliminar el estrés y recuperar la paz.

 A veces se enriquece este masaje con pinceles y la aplicación de un peeling natural o mascarilla natural.