Conocí a Elena de forma casual o eso se suele decir… buscando una peluquera para domar mis cabellos. Esto ocurrió hace varios años y desde entonces me ha unido a ella algo más que una relación cliente-profesional.

En su centro me ha dado la oportunidad de desarrollarme profesionalmente, allí aplico masajes, terapias energéticas y sesiones de taro evolutivo.

Un centro de peluquería y estética muy profesional con un trabajo excepcional y trato muy personalizado. Donde Elena te escucha y adapta su trabajo a tus necesidades con resultados muy satisfactorios.

Gracias Elena por tu profesionalidad… pero ante todo por tu amistad