La practica regular del chi kung nos aporta innumerables beneficios a todos los niveles, tanto físicamente como mental y emocional.

Aquí te dejo los 8 más evidentes:

1-Reduce el estrés.

Es un ejercicio suave y consciente, pero a la vez energético e integrador, donde se trabaja tanto el cuerpo como la mente, combinando movimientos y respiraciones profundas. Por lo tanto, a través de la práctica, ambos comienzan a relajarse y, en consecuencia, reduce el estrés.

2- Mejora el sueño.

La relajación física y profunda desemboca en una calma mental, ayudando a la conciliación del sueño. Un sueño más profundo y reparador.

3- Limpia el cuerpo. Sus movimientos y ejercicios corporales estimulan los intestinos, los pulmones y la piel, estimulando la secreción de toxinas.

4- Aumenta la energía.  Sus movimientos conscientes, estimulan y regulan el flujo de energía vital. Sintiendo vigor a todos los niveles.

5 – Equilibra las emociones. El chi kung favorece la atención y la concentración. Ambas indispensables para gestionar y observar las emociones.

6 – Somos más conscientes de nuestro presente. Nos hace disfrutar más del día a día. Favorece la felicidad y el optimismo.

7 – Nos mantiene en forma físicamente. La flexibilidad y equilibrio que aporta el chi kung, nos hace evitar lesiones y lubrica nuestras articulaciones, previniendo artrosis y signos de la degeneración locomotora.

8 – Nos ayuda a recuperar antes nuestra salud, en caso de haber sufrido un accidente o enfermedad. Aumenta el flujo de sangre y energía a todo nuestro organismo, ayudando a una más rápida recuperación.